martes, 25 de octubre de 2011

Everybody's going to the party

Era un radiante dia de sol, allá por el verano del 98 (?). Con la Nelly estábamos cansadas de mendigar chongos, como siempre, y mientras delineábamos al hombre ideal en nuestras mentes, nos dimos cuenta de algo: el hombre ideal para nosotras no existe.
Básicamente porque, al menos para nosotras dos, no hay poronga que nos venga bien.
Luego de una enorme autocrítica, vimos que aún nos quedaba una esperanza. Se nos dibujó una sonrisa en cada rostro cuando contemplamos la posibilidad de hacer una reunión de sex-tupper. Y nos atrevimos a soñar: "yo quiero uno rosa" dijo la Nelly mientras le brillaban los ojos cual Blackberry chorreando strass. "Yo me compraría uno wireless" dije yo, pensando en la posibilidad de incorporar un compañero de viaje que no se queje si quiero ir a la excursión más mersa del mundo. "Ya se! -dijo la Nelly con emoción- yo quiero uno con música!". "seee -dije yo en un rapto de inspiración divina- ...y que suene al ritmo de BYOB".
Listo, te acabo de cagar el tema para toda la vida. O no. Todo depende de quien te haga compañía esta noche...


2 comentarios:

Petardo Contreras dijo...

Creo que me hacen mal, pero creo, no estoy seguro todavía.

Olga dijo...

Petard, a nosotras BYOB nos hace bien. Deberías probarlo (?)